7/03/2007

Machu Picchu desde arriba

Puedo decir que el paisaje de Machu Picchu es el más estraño que haya visto nunca. Todos hemos visto fotos de las ruinas, pero en una foto no se puede tener una idea clara de las dimensiones de esas montañas. Verdes, sí. Llenas de bosque, sí, al menos abajo. LÑlenas de rui9nas, sí, al menos arriba. Pero enormes. Miras la cima y crees que está muy cerca, perio subes y subes y no llegas. Hay laderas casi verticales, no te explicas cómo es que alguien pudo vivir ahí arriba. Miras alrededor y las cimas redondas de las montañas vecinas sobresalen sobre las nubes, y el río suena abajo, lejano.
Estar ahí. Caminar por las calles que vemos en las fotosd, tocar las piedras, beber agua de las fuentes. Saber que nunca volveré a ver una foto de Machu Pivcchu sin pensar que estuvimos ahí, que la luna nos acompañó al principio de la noche, que caminamos más tarde bajo la lluvia incesante que mojaba las escaleras y resonaba en los estrechos corredores. Saber que es inmenso, que vagamos por una hora buscando la salida. Sentir la ciudad como si fuera fantasma, puesta en la cima de la montaña escarpada, lejos de todo, y vacía en medio de la noche lluviosa, con el sonido del agua resonando en los rincones y las plazas, pero con la ensación de que hay alguien presente. Caminamos la montaña sintiendo que algo nos iluminaba desde arriba, que había alguien acompañándonos. la fuerza de las montañas es impresionante, y aunque no viéramos mucho a causa de la neblina (gentes que entraron de día tuvieron la misma suerte), sentíamos la presencia imponente del Wayna Picchu, allá al frente, muy alto, más empinado, peligroso y misterioso.

4 comentarios:

pastor dijo...

Interesantísimo el relato de la odisea por Machu Picchu; podría decir que en alguna forma lo he recorrido. Bien valió la pena la caminata y aunque no fué lo que se deseaba por el clima, igualmente ha sido una experiencia fantástica. Las discrepancias con el grupo apenas normales, pero al final hicieron lo que debían. No imaginábamos que fuera tan controlado el ingreso a las ruinas, pero con esos detalles, no es para menos. Razón tienen los peruanos de vivir orgullosos de sus antepasados. Esperamos que descansen las paticas y sigan su periplo con buen ánimo y clima agradable. Bolivia no está tan bien según las noticias, pero ustedes tienen la información de primera mano. Que la Virgencita los siga protegiendo y disfruten el camino, los paisajes y el aire.
Un abrazo.

Carmen Lucia dijo...

Espero que sigan asi, animo y buena letra que el camino es largo y culebrero pero los recuerdos que se crean no te los quita nada ni nadie y de eso se trata el caminar.
Besos

MANE dijo...

Hola Sobrinos!
Que bueno saber que lograron salir a tiempo. Muy emocionante lo de la travesía hacia y por Machu Picchu, creo que todos esos ingredientes son los que hacen que las visiones que tenemos y los recuerdos que evocamos sobre los sitios que hemos visitado sean tan diferentes de una persona a otra.

Estaré pendiente de sus aventuras!
No se si ya les dije pero esto ya es como una telenovela, no me pierdo capitulo!
Animo sobrinos!

Fraternalmente
MANE

Quikelin dijo...

Esa travesía es poco menos q espectacular, de veras q hay q vivirla para contarla. La parte ilegal le pone algo de picante al asunto, y aunq no tiene punto de comparación, podría decirse q es el equivalente a entrar por el hueco a USA, solo q es más placentero meterles un gol a los gringos. Bien por esa! Mucha suerte y adelante con toda. PD: Saludes del Gordo, no ha podido con lo de los comentarios, pero los lee en la medida de sus posibilidades de tiempo.