10/01/2007

La Cocha

Son 45 minutos desde Pasto y 50mil pesos todo el paseo, contando el transporte ida y vuelta, la lancha que fue lo más caro, la entrada al parque de La Corota y el almuerzo que fue lo más rico del viaje. Les contamos:
El taxi lo deja a uno en el puerto de la laguna donde hay dos opciones que son entrar a un restaurante o tomar una lancha hasta La Corota que es una isla parque natural en la laguna. No hay mucho que ver en esa isla si ya conocen cualquier otro parque natural. Caminata de media hora, una capillita, el sendero termina al otro lado de la isla, no se puede uno salir del sendero y se ve suficiente basura como para darse cuenta de que es más el daño que le hacen que lo que la protegen.
De vuelta la lancha nos dejó en el Chalet, que es un hotel famoso de la región, que estaba tan solo que se veía tétrico. En serio, no vimos a nadie. Ni siquiera un perro. De ahí caminamos por la carretera más o menos una hora hasta que nos dió hambre y afortunadamente encontramos una cabaña pequeñita decorada con afiches de Ana Sofía Henao y el América de Cali, pero atendida por una campesina muy amable que tenía una sazón espectacular. El restaurante no era lo más famoso ni lo más lujoso, pero estaba delicioso y después de la desplumada turística fue reparador.
De regreso estuvimos en un río del que no sabemos el nombre, de aguas tranquilas y piedras redondas.
Ya de vuelta en Pasto visitamos el concesionario de Chevrolet Autodenar por recomendación de mi hermano donde nos contactamos con Dirley Herrera, la gerente comercial de allá que  junto con su compañero se portó divinamente y nos invitó a comer cuy en Catambuco (creo que se llama así) como a 15 minutos de Pasto. Bueno, en realidad solo estuve yo porque Andrés estaba con Juanita ayudándole a comprar una carpa para el campamento de mañana. Entonces estuve en el restaurante Tulpacinga donde me sirvieron un plato mixto: Cuy asado con frito. El cuy es como un ratón grande que preparan a fuego lento. La carne es suave y blanda y el cuero queda tostadito. El frito es carne de cerdo con una preparación especial en agua y en su propia grasa. Todo lo sirven con papa salada, ají de maní y crispetas.
Tan amables fueron que pidieron otro igual para llevar y que Andrés lo pudiera probar. Muchos lindos, para qué.
De nuevo: el que tenga dudas, que pregunte, que a veces yo me olvido de los detalles con todo esto.

2 comentarios:

anadelis dijo...

Muchas gracias a Chevrolet-Autodenar, representado muy bien por Dirley Herrera, por la colaboración con los visitantes. Buena esa.
Anadelis

Luis Enrique dijo...

A pesar que solo nos conocemos por teléfono, ya sabía yo que Dirley era alguien muy especial. Desde BOG, ¡Muchas Gracias!