14/01/2007

El Güilque

Como nadie me supo decir cómo se escribía, decidí ponerlo a lo criollo. El Güilque es lo mejor que hemos conocido en Pasto. Nota: es un destino no-turístico y casi nadie en Pasto lo conoce o ha oído hablar de él.
El lugar es definitivamente mágico, se puede sentir la energía en el ambiente. En las fotos encontrarán más datos sobre la llegada. Por lo demás, el sitio es verde por todas partes, no hay casas o habitantes visibles en un buen trecho a la redonda y hay una cascada que domina el lugar de una manera majestuosa y es la energía de todo el lugar.
El campamento lo hicimos lo más cerca que pudimos de la quebrada sin que nos cayera rocío porque el agua cae con tal fuerza que todo el entorno está permanentemente humedecido. Incluso la madera para encender fuego. Ya se imaginarán.
Como podrán ver en las fotos, uno se puede bañar en la cascada sin que nadie lo vea. Pero hacerlo es toda una iniciación, porque desde que se sube la colinita que esconde la caída, el rocío empieza a bañarte, y a medida que uno se acerca al agua, el rocío se va volviendo lluvia y cada vez te pega más fuerte y es helado, pero realmente helado, dolorosamente helado.
Con Andrés fuimos valientes y nos sumergimos en el agua helada los tres segundos reglamentarios para que no nos diera hipotermia, y creo que esa ha sidfo la inyección de fuerza vital más importante que hemos tenido para iniciar en serio este viaje.
Pasamos una noche despejada, hasta nos quedamos dormidos viendo las estrellas, hasta que el frío nos obligó a buscar refugio. Eso y pensar que una de las dos vacas vendría a lamernos la cara.

Hoy salimos de Pasto, hasta Ipiales para llegar a Las Lajas. No estamos seguros de si cruzaremos la frontera hoy o mañana, todo depende de cómo se vean las cosas. Hoy se posesiona el presidente en Ecuador.
Así que hasta hoy tuvimos banda ancha en el cuarto de al lado. Volveremos a escribir desde el otro lado de la frontera, en cuanto podamos.


1 comentario:

Pastor dijo...

Sonita y Andrés:
Supongo que cuando lean este comentario ya han pasado la frontera y empiezan de verdad su periplo por tierras suramericanas. Es el momento de decirles que el preámbulo que hicieron haya sido el buen augurio de todo lo que les espera. El mundo es de ustedes que han tenido la valentía de enfrentarlo. Adelante entonces y que los ánimos estén siempre arriba; que las energías positivas y la buena salud los acompañen cada día. Que en el día el sol radiante los caliente y en las noches las estrellas sean parte de su refugio. Los extrañamos, pero nos sentimos orgullosos de poder compartir los paisajes que van descubriendo. Hasta ahora comienzan y es mucho lo que van a hallar en el largo recorrido. Que sean siempre cosas buenas, llenas de todo lo mejor para los dos. Siempre en marcha y adelante!! Los queremos mucho. Dios los bendiga.