15/02/2007

Valle Sagrado

Bueno, pues la hicimos: alquilamos una casita campesina por las próximas dos semanas en Harin, un pueblecito 40 minutos más allá de Pisac. Desde anoche dormimos allá (hoy vinimos a Pisac por algunas provisiones y por eso este mensaje, porque en Harin casi ni conocen los computadores).
La casa está nueva, porque Débora la alquiló por dos años hace poco y la próxima semana se pasa a vivir allá. Tenemos un cuarto enorme en el segundo piso, con balconcito al patio interior y vista a los campos de maíz al frente, y la montaña detrás, esas montañas cusqueñas, altas, irregulares y empinadas. Abajo es la cocina, con piso de tierra y estufa de leña. Tuvimos que traer 10 soles de leña desde Calca, que es el pueblo más cercano (pueblo: conjunto de casas juntas con calles por donde pasan carros y hay tiendas).
La casa es un sueño, pleno campo (servicios de luz y agua normal), aunque el baño está aún sin hacer, entonces nos bañamos a totumadas con agua con flores y espinacas, que crecen por todo el patio. Igual el orégano, cilantro, uchuvas (están verdes) y en la chacrita del frente un campo de maíz que cada tanto uno se puede sacar par choclitos y a la olla.
El sitio es genial, lejos de todo y de todos, y con toda la energía del campo. Así que por las próximas dos semanas imagínennos tomando mate calentado en olla de barro sobre el fuego, y pan hecho en horno de leña.
Media hora a pie hay una cascada y la vista de todo el pueblo y parte del valle. El pueblo es más bien una villa: los caminos que unen las casas llenos de flores silvestres y todos peatonales, no entran carros allá.
No les pude mandar fotos porque me olvidé el cable en la casa. Será en un par de días cuando vayamos a un pueblo a comprar cosas.
Machu Picchu? Estando aquí se ve más fácil de lo que pensábamos, ya hay varios que nos han dicho que conocen el camino secreto, pero no tenemos fecha de ida. Puede pasar en cualquier momento, en realidad, mientras menos planes hacemos todo nos sale mejor.
Ya les contaremos. Y bogotanos: el clima aquí es de perlas. De días sol de tierra fría, y de noche, el frío normal, pero nada de heladas. Y todo se conserva naturalmente, como en una nevera (no se ve nada dañado en los mercados).
Abrazos a todos nuestros lectores.

1 comentario:

sara patricia dijo...

hola amigos, muy buenas sus noticias y muy ameno el viaje, sospecho que todos los sueños se van cumpliendo. Que bacana la experiencia. Pilas con la chicha ( siempre le hace daño a los estomagos burgueses!!!!). Nunca nos contaron si realmente expusieron la caligrafia y como les fue con eso, y también que otras cosas han hecho para generar unos pesos ? eso de chisme para terminar la impresión del medio en el que estan. Por lo pronto yo como buena asalariada me pondre a trabajar y a morirme de la envidia por todas sus bellas aventuras y experiencias. Los quiero mucho un besote y cuidense mucho ( no permitan que nadie les haga daño por fis) Patty