29/06/2007

A propósito de las últimas fotos.

Protestas por todas partes. Nadie sabe de qué, y no parece importar
mucho. Corrientes es como la séptima bogotana, aquí convergen todas las
manifestaciones de Buenos Aires. Lo mejor es cuando llegan a la 9 de
Julio, el otro día salí con mi cámara ni bien los oí llegar por
Corrientes, para ver cómo un río de gente bloqueaba la gran avenida. El
espectáculo no era tan impresionante, sobre todo si no se tiene un
objetivo amplio para poder captarlo. Y si no hay tanta gente como para
que una avenida de doce carriles se vea tumultosa. No importa, de todos
modos fue una cosa circunstancial. Coincidimos, los manifestantes y yo.
Para hacer una manifestación en Argentina, principalmente necesitas
ruido. Bombos, platillos, cornetas, tambores. cualquier instrumento
rítmico y ruidoso te asegura presencia, aunque el grupo sea de diez
personas. Diez personas no pueden hacer mucho escándalo, pero si se
trata de diez bombos...
Por lo demás, lo común: pancartas, gente vestida de colores similares,
algunas fachas extravagantes y más bien poca arenga. Caminar hasta
llegar a la plaza de mayo. Seguir tocando los bombos. Esperar a que
descongestionen Corrientes.
Contemplar la larga estela sobre el pavimento, de panfletos que nadie
recoje.

1 comentario:

pastor dijo...

Una lástima que dejen de aprovechar el motivo de la protesta. Si nadie sabe por qué es la marcha, para qué se hace? Es como cuando se está enojado con alguien pero ese alguien no tiene ni idea de qué fué lo que ocurrió, y así es difícil solucionar el conflicto. Aquí casi nunca se utilizan bombos en las marchas, pero por lo general la gente sabe a qué obedecen. Además que no tenemos avenidas tan amplias y recorriendo la carrera séptima, 20 personas ya hacen tumulto. Lo malo del cuento es que al final las marchas no sirven para nada, sépase o no qué fué lo que las promovió. Si a nadie le importa, mucho menos a los gobiernos.