26/05/2007

disculpas públicas

Quiero pedir disculpas públicas por mis ausencias persistentes en este espacio. Pero me justificaré propiamente: no tengo una oficina, ni nada parecido. Considérese que (a) no tengo computador y (b) no tengo conexión a Internet. Esto implica que yo debo escribir, siempre, en un computador prestado o alquilado, con particularidades diferentes de pantalla (no hablemos de los teclados) y con mis archivos de un lado a otro en la cámara porque ya no tengo memoria USB. Por lo general, cuando tengo ánimos de sobreponerme a estas molestias no hay un equipo disponible, o tengo que salir al locutorio a que el implacable cronómetro o el frío que hace hasta el local me digan cuánto tiempo dedicar a mi blog. Afortunadamente, estamos en espera de una máquina que me va a ayudar a solucionar el problema (a). Sobre (b) todavía falta mirar, pero al menos serán solo dos teclados diferentes para manejar. En fin, habrá quien me entienda. Y habrá quien diga que me hago la víctima. Y pienso que los dos tendrán razón, al fin y al cabo no hago sino reírme un poco de todo esto, que les cuento es para que se rían conmigo.

Por los lados les cuento que subí un par de otoñales fotos para no desentonar.

1 comentario:

Anadelis dijo...

Disculpas aceptadas. Entendemos las circunstancias, y te avisamos que está solucionado el numeral a) Lean el correo.